RAZA PORCINA


12
. CHATO VITORIANO

Otras denominaciones: Raza Vitoriana.
Estado de conservación: EXTINGUIDA.

DESCRIPCIÓN

 

    Su agriotipo lo representaba el Sus vitatus, que dio origen a la especie salvaje Sus scrofa ferus y que a su vez fue el origen al Trono Céltico. Originario del territorio alavés, estuvieron muy extendidos por el resto de la CAPV, Navarra, La Rioja y Burgos principalmente. Eran suidos eumétricos con tendencia a subhipermétricos, de perfiles cefálicos cóncavos o ultracóncavos con hocicos cortos y proporciones sublongilíneas. Las cabezas eran acortadas con frentes amplias y rectas. El color de la capa era blanco sonrosado y uniforme. La alzada a la cruz era de 90 cm. y el diámetro longitudinal 95 cm. Tenían las cabezas cortas, carnosas y rectas sin apenas cerdas, que eran finas y blancas. Las orejas eran muy grandes y dobladas hacia adelante. La cola era enroscada. En cuanto al peso, alcanzaban los 300 kg. en edad adulta. Muy precoces, con elevado rendimiento en carne magra, gran rusticidad y fecundidad muy elevada. Fueron muy demandados por su excelente calidad y cantidad de tocino que sirvió de reserva grasa en la posguerra. Con el desarrollo industrial y sobre todo el cambio en los hábitos alimenticios de los vascos hizo que el cerdo autóctono se fuera arrinconando hasta su total sustitución por otras razas porcinas más magras.
    La época de mayor apogeo fue entre 1850 y 1960, que coincide con los años en los que esta raza era la más demandada entre las razas porcinas en las distintas ferias alavesas. El censo oficial más alto fue el de 1955 en la que se registraron 86.000 reproductoras de esta raza.
    Buscando la mejora cárnica esta raza se cruzó con verracos importados de Francia,
Hembra de raza Euskal Txerria         Hembra de raza Euskal Txerria

pertenecientes a las razas Craonesa y Yorkshire.
    Ultimamente, están siendo muy demandados productos de origen porcino del cerdo de raza Euskal Txerria, procedente de Iparralde y que ha sido recuperada por Pierre Oteiza en Aldudes. El origen de esta raza está también en el Tronco Celta, emparentado con razas ya desaparecidas como el citado Chato Vitoriano o el Baztanés. El Euskal Txerria es un cerdo de capa negra y blanca. Cabeza y orejas grandes y caídas. Dorso ligeramente arqueado con grupa estrecha y descendente. Es una raza rústica, bien adaptada al pastoreo y de desarrollo tardío. De las 138.000 reproductoras censadas en 1929 se pasó a 50 en 1982, momento en el que se inicia la recuperación de esta raza. Tiene 75 cm. de alzada a la cruz y 140 cm. de diámetro longitudinal.
    Existía una variedad inestable, la raza Baztanesa, procedente del Norte de Navarra, pero que hoy también está extinguida. Tenía orejas muy grandes, dorso combado y piel de color rosa. También derivaba del tronco céltico. Eran de capa blanca muy cerdosa, muy rústicos y vivían en total libertad en el Valle del Baztán. Eran de perfil cóncavo, eumétricos y longilíneos.